“Todo lo que no está prohibido está permitido”


El cardenal se muestra hostil ante la homosexualidad

Otra vez la Iglesia está dando que hablar. Como ya sucedió el pasado año, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, desató el escándalo frente a un nuevo caso de una unión entre personas del mismo sexo.

Brevemente el caso sigue estos caminos. Una pareja cuyos miembros son del mismo sexo decide, luego de largos años de convivir unirse civilmente. Pero como es lógico, ante cada empleado público que debe oficiar la ceremonia encuentran la misma excusa para no realizar dicho enlace: “la ley no permite casar a personas del mismo sexo.” En verdad la ley no dice tal cosa. Lo que dice en todo caso es que debe ser entre un hombre y una mujer, pero no que está prohibido entre personas del mismo sexo, es decir, el Código Civil no tiene como impedimento la igualdad de sexo. Bajo esta lógica y lo que establece la Constitución Nacional en su artículo 19 “que todo lo que no está taxativamente prohibido, está permitido”, es que la jueza Elena Liberatori falló favorablemente en un recurso de amparo presentado para lograr la unión ente estas dos personas.

A razón de este fallo es que cardenal entró en estado de ‘fervor legal’ e intimidó duramente a Mauricio Macri, quien, a pesar de su apego a la derecha conservadora, se ha mostrado liberal en este aspecto. Entre sus dichos se pueden destacar:

“Dado que el Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es el garante de la legalidad en la ciudad, el Sr. Jefe de Gobierno, a través del Ministerio Público, tiene la obligación de apelar el fallo”

ese fallo judicial es “contrario” a la legislación vigente en el país, que regula el matrimonio como “una entidad civil integrada por un hombre y una mujer”.

“desde épocas ancestrales el matrimonio se entiende como la unión entre el varón y la mujer”, aclaró que “su reafirmación no implica discriminación alguna”.

Lo cierto es que la jueza dio lugar al amparo y eso implica un avance importante. Por un lado, la justicia está explicando con argumentos por qué sí es posible la unión entre personas del mismo sexo y, por el otro lado, está dejando jurisprudencia, lo cual es fundamental si en lo próximo se pretendo sacar una ley definitiva sobre el tema.

Ahora, bien. Yo me pregunto si el cardenal no tendrá ocupado el domingo con misa o si los días de semana ya no se junta con sus amigos a charlar de temas varios. Porque en verdad, lo suyo, más que un llamado de atención a Macri para que cumpla su rol de garante de la legalidad, se está convirtiendo en un bochornoso acto de discriminación contra la homosexualidad. Y me pregunto: por qué el cardenal Bergoglio no vela por los niños pobres? O por los niños abandonados? Por qué no vela por los niños abusados por sacerdotes? Y por las mujeres golpeadas? No vela por la desigualdad que genera más y más pobreza? Y por un mundo más justo sin discriminación? No le preocupa acaso el joven que se destruye la cabeza con paco? Y el niño que no aprende porque tiene hambre no merece su atención?

Info sobre los dichos de Bergoglio

Info sobre el fallo de la jueza (recomendado)

___________________________________________________________

Volver a la página principal.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Todo lo que no está prohibido está permitido”

  1. Antonio Nour dijo:

    El cardenal Jorge Bergolio opina según la voz oficial de la Iglesia, no puede opinar distinto. La palabra “matrimonio” implica únicamente la unión entre un hombre y una mujer con el mandato bíblico de “creced y multiplicaos”. En los libros del Registro Civil donde se anotan las uniones matrimoniales sólo se concibe si los contrayentes son “Juan” y “María”. No se puede llamar “matrimonio” la unión entre “Juán y Héctor” o entre “María y Rosaura”. Lo que hizo este gobierno es una perfecta barrabasada, que muy pocos países lo han hecho. Si fuera algo lindo y bueno, todo el mundo lo hubiera ya incluído entre sus legislaciones. Sin embargo son muy pocos. El articulista de esta página pide al cardenal Bergolio que en vez de esto se ocupe de los niños pobres, de los pibes drogadictos, por los niños abusados por sacerdotes, que se ocupe de las mujeres golpeadas, etc. También puede y debe ocuparse de estos asuntos pero también nadie le puede prohibir opinar sobre la ley del mal llamado “matrimonio igualitario”. De la misma manera puedo yo pedirle al gobierno que en vez de juzgar con severidad a los militares que lucharon contra milicianos montoneros y del ERP, tome las medidas necesarias para mejorar el nivel educativo de nuestra niñez y de nuestra juventud, que según exámenes internacionales Argentina ocupa los últimos puestos, ni siquiera está en la mitad de “la tabla”. Algunos funcionarios creen que con regalar computadoras portátiles mejorarán la enseñanza. Es un error. Hace 80 años, sin computadoras ni máquinas de calcular, los niños y jóvenes resolvían problemas y ejercicios que ahora son resueltos sólo por una ínfima minoría. El 90 % de los alumnos merecen un aplazo o muy bajas notas. Todo esto escribo para justificar la intervención del Cardenal Bergolio al emitir una opinión sobre un determinado tema. Expuso la opinión de la Iglesia lo cual no está nada mal. Antonio Nour

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s