El río suena… y el agua nos tapa


Abel Posse

Abel Posse

Las declaraciones del flamante Ministro de Ecuación Porteño provocaron un escándalo nada desdeñable. Hubo un rechazo casi generalizado por parte de la oposición política a la designación y a las ideas de este sujeto, que se encargó de mostrar su peor cara. Pero lo peor del caso es que no es sólo su cara, ese es el rostro de una parte importante de la sociedad que pide a gritos una nueva restauración conservadora.

Pero el “bardo” generado por este eficaz representante de la derecha ilustrada del país debe ser analizado dentro de un contexto más amplio. Posse está lejos de ser un simple Ministro, uno más del montón, es un intelectual de gran formación, un hombre que es capaz de regular un discurso para conseguir un efecto. Estoy seguro que esas declaraciones no fueron un exabrupto, un “error” salido del apuro impuesto por algún periodista. Las declaraciones de Posse ponen de manifiesto el ambiente que se vive en Argentina por estos días, donde el discurso del orden se impone con toda su superficialidad en el mar de una opinión pública bombardeada por el Apocalipsis anunciado en los medios.

La política en los principales países occidentales parece caracterizarse por cierto movimiento pendular, desde posiciones progresistas a enfoques de gobierno conservadores. Todo parece indicar que en nuestro país el péndulo maldito se está ubicando a la derecha de nuestro mundo, en la diestra de una asustada clase media.  Por lo tanto, las declaraciones y las ideas de Posse, seguro que no caerán en saco roto, hay una gran parte de la sociedad que está dispuesta a recibir con los brazos abiertos las ideas más reaccionarais, como recibieron a las dictaduras más humillantes y antinacionales que pasaron por el continente.

Todo parece encaminar a la Argentina hacia una dirigencia más conservadora. Como siempre, el caballo de Troya de los que quieren ponernos en venta a los peores postores, es el discurso del orden, de la seguridad, del caos que se avecina y que  se lleva consigo a la democracia. Nadie en  su sano juicio puede negar que el país vive un cierto clima, por lo menos enrarecido, y no del todo cómodo para las mayorías. Pero esto es tomado y amplificado lo más posible por los medios y opositores oportunistas que nos quieren hacer creer que un piquete es más grave que el 20 % de desempleo del 2001.

La pregunta clave es ¿qué hay detrás de esta aparente noble preocupación por los indefensos ciudadanos afectados por la inseguridad y los piquetes? Si estos enconados opositores llegan al gobierno, ¿lo único que harán es limpiar las calles de piqueteros y delincuentes? La respuesta es simple: no sólo que no terminarán con la inseguridad y con los conflictos sociales, sino que aplicarán políticas que tiendan a profundizarlas.

Con justificación, ustedes se preguntarán por qué me animo a semejante futurología. Sólo hay que ver los ejemplos históricos; el supuesto orden que venía a imponer la dictadura fue sólo un apéndice de la destrucción de la industria nacional, del endeudamiento, de la apertura indiscriminada y de la casi desaparición del Estado como regulador del la economía. Los 30.000 desaparecidos fueron una parte de una política nefasta y antinacional que dejó al país en ruinas y que generó, a largo plazo, más desorden, más conflicto y más pobreza.

Dentro del caballo de Troya de la seguridad y el orden, se esconden intenciones inconfesables por parte de una  oposición (por lo menos en su gran mayoría) dispuesta a trabajar para las corporaciones y a desandar lo conseguido hasta el momento en cuanto a rol del Estado se refiere, y otros logros nada desdeñables de este gobierno. Las declaraciones de Posse son la punta de un isberg de una reforma más profunda, es el río del conservadurismo que se acerca.

Diego.

____________________________________________________________

Volver a la página principal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s