Fondos buitres; Deuda Externa: males tercermundistas.


Vamos a tirar un poco de luz sobre el asunto.

No me parece mal que se hable sobre política, por el contrario, estoy enormemente satisfecho de que hoy por hoy se discutan temas de

Fondos Buitres

Fondos Buitres

actualidad política, de modelos y de medidas que influyan en el curso del devenir histórico. Siempre es una contribución positiva hablar de temas que en otro momento fueron tabú, momentos oscuros como durante los gobiernos de facto o en los ’90, década en la cual la gran mayoría de la población se encontraba adormecida y ajena a los debates de relevancia nacional.

Sin embargo, no basta con difundir y discutir estos temas. Como tampoco basta, por ejemplo, discutir fútbol si no se reconoce una táctica o un estilo de juego, tampoco alcanza hablar de política si no se saben algunas cosas de base sobre los temas de diálogo. Por lo tanto, echaremos luz sobre la maraña que se tejió en estos últimos días sobre el Fondo del Bicentenario, la Deuda Externa y los Fondos Buitres.

Lo primero es aclarar muy básicamente de qué hablamos cuando hablamos de ‘deuda externa’. Pues bien, a veces los Estados requieren ingresos de efectivo abultados por diversos motivos:

  • contrarrestar un déficit fiscal;
  • realizar grandes inversiones en algún sector sin recurrir a los fondos propios;
  • catástrofes insospechadas como los desastres naturales;
  • cambios económicos que tambalean el sistema económico del país;

Entonces, un país realiza una suerte de emisión de ‘títulos de deuda’ que son comprados, normalmente, por grandes empresas. Esos son ahora los conocidos con el nombre de bonistas o tenedores de bonos. Los bonos son una forma de materializarse de los títulos de la deuda. El país emisor del título de deuda se compromete a devolver el capital total prestado y, como era lógico, los intereses (que son variables de acuerdo a muchos factores).

También ha ocurrido que se estatizan deudas privadas, como en el caso de Argentina que estatizó deudas contraídas por el sector empresarial privado nacional durante la última dictadura militar

Una incógnita que surge inmediatamente es ¿cómo cancelará una Nación su deuda si su economía es débil? En verdad, los bonos de deuda son un negocio y formar parte de la economía, por lo que muchas veces son emitidos adrede por los países. Se pueden usar, por ejemplo, para controlar los flujos de moneda circulante (vendiendo o comprando bonos) o también pueden emitirse por ‘malas recomendaciones’ externas. Nada más ilustrativo y absurdo que el ejemplo de la Nación de Zambia que contrajo una deuda con el Estado de Rumania en 1979 para comprar tractores al Estado de Rumania. El negocio perfecto… para Rumania, claro. No sería un genio si afirmo que prestar plata es un negocio, sin embargo, para prestar plata es necesario que exista un ‘necesitado de plata’. Así surgen, entonces, estos países de economías débiles que se endeudarán a sabiendas de que no podrán afrontar el pago. No obstante, también sabrán los prestamistas de esta imposibilidad de afrontar los compromisos, pero verán el negocio en el pago de los intereses por el vencimiento de la deuda, intereses que superan el dígito en varias oportunidades. Además de todo el mercado de oferta y demanda que se lleva a delante con los bonos y más cuando éstos cotizan en alza.

En ocasiones ocurre que una Nación se declara imposibilitada de pagar la deuda. Es decir, hace público lo que se sabía. Esta situación es corroborada por los organismos internacionales tales como el FMI (Fondo Monetario Internacional y BM (Banco Mundial). Cuando esto ocurre se dice que el país entró en default. Cuando un país entra en default ocurren muchas cosas drásticas como fuga de capitales, corridas del dólar, especulación negativa de empresas, etc., pero lo que aquí nos interesa es que ocurre con el valor de los bonos de deuda externa. Bien, estos bonos caen en valor, como es lógico, ya que nadie confía en que la nación podrá devolver la plata o pagar los intereses. Ya nadie confía en ellos y su cotización cae en el mercado de bonos, es decir, ya no hay demanda de ellos. Entonces, sucede que esos bonos suelen ser comprados a muy bajo precio. Sin embargo, estos nuevos tenedores de bonos reclamarán el valor nominal en una posible amortiguación de la deuda, es decir, el valor que figura en el bono que representa el valor original por el cual fue emitido y no el valor por el cual fue comprado. Además de todos los intereses acumulados. Esta situación suele ser motivo de puja entre los Estados que desean quitase de encima la deuda pública para poder desarrollarse y los tenedores de bonos. Los primeros abogan por una renegociación del valor, tanto que los segundos, se niegan rotundamente. Continuamos con el ejemplo ilustrativo de Zambia. En 1999, Rumania y Zambia habían acordado liquidar el préstamo de 40 millones (para comprar tractores) por 3 millones. Zambia planeó utilizar los fondos de la cancelación de la deuda para invertir en enfermeras muy necesarias, profesores e infraestructura básica (una manera para desarrollarse y salir de la pobreza tercermundista). Sin embargo, momentos antes de que fuera concluido el trato, los inversionistas de la empresa británica Donegal International convencieron al gobierno rumano de que les vendiera el préstamo justo por debajo de 4 millones de dólares, mucho más de lo que Zambia había ofrecido. Donegal entonces cambió todo y demandó a Zambia (donde el ingreso medio es de apenas un dólar por día) por un total de más de 40 millones de dólares.

A esto es a lo que se le conoce con el nombre de fondos buitres.

Son algo así como usureros.

Son empresas que especulan con las deudas de países pobres. Compran barato y reclaman caro. No prestan atención, no les interesa el país endeudado, sólo hacen su negocio. Obtienen títulos a precios irrisorios y pretende obtener por ellos sumas astronómicas de dinero que las economías de los países subdesarrollados no están en coediciones de afrontar. ¿Imagínense si Zambia que no tiene ni enfermeras va a poder afrontar una deuda de 40 millones? Al bonista eso no le importa. Hará lo que sea con tal de recuperar su inversión. Por eso, es común encontrar casos de que un juez de un país primermundista realiza embargos a países endeudados. También es reiterada la imagen de los organismos internacionales exigiendo medidas a los países endeudados ¿Quién no recuerda las recomendaciones del FMI exhortando déficit cero en la Argentina y que para ello debía recortar el presupuesto? Si se lo analiza detenidamente es absurdo: esos mismos organismos que piden el cumplimiento de los compromisos con los bonistas son los que prestan plata para abordar el pago de intereses de esas deudas contraídas con anterioridad y al mismo tiempo para saldar el déficit presupuestario del país que posteriormente deberá pedir plata para saldar nuevamente… ¡Es absurdo!

ATFA

"Grupo de Tareas Estadounidense para Argentina: Trabajo en defensa de los fundamentos económicos y los mercados internacionales." Algo así como presión externa

Lo cierto es que los países endeudados están atados de pies y manos. Deben plata y no tienen economías sustentables. La única salida que les queda es tener la decisión política de renegociar la deuda externa puesto que es impagable y de serlo, es a costa del crecimiento del país, desprenderse de los préstamos externos para saldar déficit (ya que esto es un círculo vicioso) y desarrollar su economía interna paulatinamente.

La renegociación de la duda es algo que en argentina ha tenido mucho éxito estos últimos tiempos. No podré hacer un análisis de ello en este breve repaso, sólo me referiré al cuestionado, pero ni siquiera analizado Fondo del Bicentenario.

El Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento y la Estabilidad es como su nombre lo indica una suma de 6.500 millones de dólares que se disponen como fondo para cajear la deuda. No es un pago formal, digamos la Argentina se presenta frente a los bonistas a saldar con rostro cabizbajo sus deudas. Todo lo contrario, dispone de este dinero a manera de fondo para que el tenedor que desee pueda canjar su título, al mismo tiempo que se renegociará el interés y el valor del bono. Apunta especialmente a los holdouts, es decir, los tenedores de bonos que en una anterior renegociación de la deuda no quisieron participar porque querían que se les pague el valor nominal.

Los beneficios que acarrea la creación de este Fondo son varios:

  • genera certidumbre empresarial que se traduce en inversiones;
  • solvencia económica que se traduce en estabilidad;
  • desendeudamiento, lógicamente, lo que permite más autonomía;
  • reincursión en los mercados internacionales desde una posición más fuerte;
  • recuperación del crédito externo;

Decíamos que las críticas al Fondo del Bicentenario son casi nulas. En realidad, es casi en su totalidad una mediatización. Vamos a enumerar los más sobresalientes.

  • “Se dijo que los fondos podrían ser embargados”.

En efecto. Ocurrió no hace mucho y acaba de ocurrir. El juez estadounidense Thomas Griesa viene realizando desde hace más de 4 años

Thomas Griesa

Thomas Griesa. El embarga fondos argentinos.

múltiples embargos sobre fondos argentinos que se encuentran en bancos en el exterior. Este juez es la mano judicial de los fundos buitres. Cada vez que se abre una puerta para los tenedores de bonos de cobrar sus papeles, la causa cae sobre este juez. Cuando se estatizaron las AFJP, había un depósito en un banco en EE.UU. Como era de esperar, este juez lo embargo, Finalmente el embargo se destrabó y el depósito volvió a la Argentina. En esta ocasión, los montos posibles para embargar son mínimos, algo así como 1.500 millones. Estaban dentro de los cálculos cuando se formuló el Fondo del Bicentenario. Además, el fallo del juez es apelable, puesto que el Banco Central es una entidad independencia y el que contrajo la deuda fue el Estado, en otras palabras, no pueden cobrarle al Banco Central una deuda que no contra él.

  • “Se dice que no se deben usar las reservas del Banco Central”.

Es totalmente infundado. De hecho, con anterioridad se han utilizado. En el 2005, cuando se canjeó parte de la deuda externa y se afrontó el pago de 18.000 millones con el FMI, se utilizaron las reservas del Banco Central. Eso nos valió sacarnos al FMI de nuestras espaldas y así también sus ‘recomendaciones’ en materia económica que tantas desgracias nos trajeron. En ese entonces, las reservas del Central eran de algo así como 18.000 millones y se utilizaron unos 8.000 millones para el pago. En la actualidad las reservas son aprox. de 50.000 millones y se quieren utilizar algo así como 6.500 millones. Las reservas del central actualmente son enormes (y aún más si se las compara con el pasado). Si no se usan las reservas del Central, se deberían recurrir al presupuesto anual y quitar fondos destinados a otros servicios.

  • “Se ha dicho que la deuda es ilegítima”.

Si la deuda es legítima o ilegítima es un tema de debate largo y complejo. Hay algunas cosas que son ciertas, sin embargo. Las deudas se deben pagar, por el contrario, la cesación de pago representaría un default económico con todos los contras que ello conlleva. Sin lugar a dudas, el origen del endeudamiento y la continuidad de éste son poco éticos. La deuda surge por malas administraciones o negocios turbios con resultados catastróficos para la nación endeudada. No hace falta ser un analista para advertirlo: todos los préstamos contraídos sólo han contribuido a una mayor flaqueza de la economía. Y es cierto también que los tenedores de títulos se comportan de manera usurera, se comportan a la manera de buitres, aguardando a que la Nación caiga para hacerse de su carne. No obstante, la interrupción del pago no es la manera correcta para reposicionarse en el mundo globalizado, sino, la renegociación.

Toda esta mediatización que se montó sobre el Fondo del Bicentenario: usar reservas o no usarlas, pagar o no pagar, Redrado se queda o se va, no contribuyen a que la imagen de Argentina mejore en el exterior. Todo lo contrario, la perjudica. Crea la sensación de incertidumbre e inseguridad financiera, algo que está muy lejos de lo que el Fondo del Bicentenario tiene como meta realizar. Ahora bien, una pregunta inmediata es ¿por qué se ha montado todo este show mediático entorno al canje de la deuda? ¿Quienes se oponen abogan por una imagen negativa del país en el exterior? ¿O simplemente intentan que la posición Argentina frente a los fondos buitres sea como en el pasado: sumisa y sin condiciones de renegociar? Recuérdese que una Nación fuerte es la que demuestra que tiene capacidad, tal como se intenta mostrar; si se ponen tantos ‘palos en la rueda’ lo que se acabará mostrando es todo lo contrario y el efecto será negativo.

___________________________________________________________

Volver a la página principal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía, Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Fondos buitres; Deuda Externa: males tercermundistas.

  1. Manuel dijo:

    Mr. Paolo
    Muy buen articulo le felicito se que tiene casi 3 años de publicado pero es muy interesante
    Slds desde Vzla

  2. ernesto dijo:

    hola soy argentino y vivo en usa,tenes toda la razon,muchas veces es facil pedir y luego no querer paga y eso tiene un precio,cada persona en el mundo es un numero y lamentablemente todo tiene un precio,nada es gratis.gracias.

    • Paolo dijo:

      Ojalás se pudiera hacer algún día un análisis de la deuda profundamente y establecer responsabilidades. Hoy no es el momento, mañana, cuando los argentinos nos queramos más entre nosotros y entre latinoamericanos, no sé, tal vez sí.
      Saludos!

  3. tato dijo:

    gracias amigo. soy estudiante de politca y necesitaga un poco de claridad acerca del tema … me ha servido de mucho tu artículo. saludos

    • Paolo dijo:

      Me alegro mucho de que el artículo te haya servido. Cuando lo escribí pensé en hablar a modo de repaso para que luego cada cual profundice sobre los temas que más le interesen.
      Las puertas están abiertas, no sólo para leer, sino para opinar, para debatir y también, por qué no, para enseñar.
      Abrazos!

  4. estefania dijo:

    La verdad sos un groso! te felicito tenes una amplia mirada sobre la actualidad y por lo que veo conoces nucho realmente me ayudaste mucho culturalmente leyendo esto.
    🙂
    saludos.

    • Paolo dijo:

      Jaja! Gracias por el halago, pero no creo que sea para tanto… Me pone muy, pero muy contento de que te haya servido, ya que el fin último de este humilde artículo es que a alguien le sea de utilidad. Por lo tanto, hasta podría cerrarlo y darlo de baja, puesto que concretó su misión. Te agradezco que hayas pasado. Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s