Deuda externa ilegítima ¿Cuestionar o no cuestionar?


¿De quién es la deuda?

Por estos días y desde que se suscitara el conflicto referido al Banco Central, algunos sectores de la oposición (sobre todo de la centroizquierda anti K) están intentando reflotar una vieja discusión: la legitimidad de la deuda externa Argentina; incluso se ha llegado a cuestionar el pago de dichas obligaciones. Creo que en esta cuestión hay dos cuestiones a considerar: lo económico y lo político.

Desde el punto de vista económico, hay que decir que Argentina ha reducido significativamente su endeudamiento externo desde el año 2001 hasta la fecha en relación con el PBI. Se pasó de una deuda que representaba el 155 % del PBI en el 2001 a una relación del 41 % en 2009. Una significativa disminución, que si bien ubica al país entre los que mayor deuda tienen en Sudamérica en relación con su PBI, se encuentra dentro de los niveles porcentuales aceptables.

Si se tienen en cuenta los datos de la economía mundial, sobre todo de los países centrales, encontramos que Argentina se encuentra en una situación más que cómoda. Datos del FMI revelan que, por ejemplo, en Estados Unidos, la deuda pasará, del  112% de la riqueza nacional en 2014, frente al 63,1% antes del principio de la crisis en 2007. En Europa, Italia seguirá con el endeudamiento sin control, según el FMI, con un porcentaje de endeudamiento del 132,2% contra un 103,5% en 2007. Alemania presenta mejores cifras, -un 91,4% en 2014 contra un 63,6% en 2007-.

Si se toman estos datos, por más fríos y alejados de lo cotidiano que estén, podemos decir que el país no se encuentra en una situación catastrófica como algunos pretenden presentar, cuando hablan de la deuda. Esto hace que el pago de la deuda se lleve adelante sin sacrificios desmesurados.

Ahora bien, muchos, en estos días han reflotado la idea de la ilegitimidad de la Deuda argentina. Se argumenta desde este sector que una parte importante de estas obligaciones fueron contraídas por gobierno ilegítimos (dictadura militar), y que se transfirió una parte importante de deuda privada al Estado. Hay un camino legal recorrido en este sentido.  En 1982 hubo una denuncia contra la deuda que tenía Argentina que fue realizada por Alejandro Olmos. El caso fue tomado por el juez federal Jorge Ballesteros. En su fallo dictaminó que la deuda pública contraída durante el llamado “Proceso de Reorganización Nacional” había sido fraudulenta al ser producto de mecanismos irregulares. Al prescribir la causa penal el magistrado la derivó al Congreso para que establezca las responsabilidades políticas, cosa que todavía no ha ocurrido.

Este un camino que parece razonable, incluso, en Ecuador el presidente Correa creó una comisión investigadora sobre la deuda y se estableció que una parte de ella era ilegítima. Esto llevó a cesar el pago de esa parte de la deuda. Tomando este antecedente, un sector de la oposición propone un mecanismo similar. Pero aquí vamos al segundo aspecto sobre el tema: la política.

Argentina vive un ambiente general, donde la opinión pública poco a poco va girando a la derecha. Las posiciones conservadoras van tomando impulso en los medios de comunicación y en una clase media cada vez más inclinada a creer que la solución a los problemas pasa por dar vía libre al “Santo mercado” que todo lo ordena y soluciona. En este contexto, y con una correlación de fuerzas bastante favorables a la oposición más conservadora, parece poco probable llevar adelante medidas que pongan en cuestión al poder económico externo e interno.

La discusión sobre el tema es ardua, desde lo económico y lo político, son muchas las variables que entran en juego. Como no me interesa dar un veredicto personal definitivo dejo algunas preguntas para dejar abierta la cuestión. ¿Puede este gobierno abrir un nuevo frente de conflicto que se sume al de los medios, al del campo y a la oposición? ¿Estaría la mayor parte de la sociedad dispuesta a apoyar una mediada tan fuerte como el cuestionamiento a poderes tan fuertes? ¿Serían tan grandes los beneficios de dejar de pagar la deuda ilegítima o serían más los perjuicios?

______________________________________________________________________________________________________

Volver a la página principal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Deuda externa ilegítima ¿Cuestionar o no cuestionar?

  1. Muy bueno el post. Solamente me gustaría hacer una aclaración con respecto al caso Ecuador:

    http://resentidocomun.blogspot.com/2010/01/ecuador-y-su-deuda.html

    Ahí hay algunas aclaraciones que me parecenútiles. En los compentarios de ese post se amplía. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s