El grito de Edvard Munch


En verdad que esta obra siempre me movilizó. Desde las primeras veces que la aprecié, me sentí sumergido en esa angustia que expresa. Todavía me sucede. Quería mencionarla y compartirla con los ustedes, pero como no soy crítico de arte, ni voy  intentar convertirme en uno, tomaré prestado una pequeña reseña.

El grito de Edvard Munch

El grito de Edvard Munch

El grito (en noruego Skrik), es el título de varios cuadros del noruego Edvard Munch (1863-1944). La versión más famosa se encuentra en la Galería Nacional de Oslo y fue completada en 1893. Otras dos versiones del cuadro se encuentran en el Museo Munch, también en Oslo, mientras que una cuarta versión pertenece a una colección particular. Munch realizó también una litografía con el mismo título.

En los últimos años, la obra, en dos versiones diferentes, ha sido objeto de sendos robos de gran repercusión mediática. La versión más conocida, la de la Galería Nacional, fue robada en febrero de 1994, y fue recuperada en una acción policial ocho semanas más tarde. En agosto de 2004 se produjo el robo de otra de las versiones del cuadro, una de las expuestas en el Museo Munch. Dos años después, el 31 de agosto de 2006 la policía noruega anunció la recuperación de la pintura, en buen estado.

Todas las versiones del cuadro muestran una figura andrógina en primer plano, que simboliza a un hombre moderno en un momento de profunda angustia y desesperación existencial. El paisaje del fondo es Oslo visto desde la colina de Ekeberg. El grito está considerado como una de las más importantes obras del artista y del movimiento expresionista, constituyendo una imagen de icono cultural, semejante al de la Mona Lisa de Leonardo da Vinci.

“Caminaba yo con dos amigos por la carretera, entonces se puso el sol; de repente, el cielo se volvió rojo como la sangre. Me detuve, me apoye en la valla, indeciblemente cansado. Lenguas de fuego y sangre se extendan sobre el fiordo negro azulado. Mis amigos siguieron caminando, mientras yo me quedaba atras temblando de miedo y sentí un grito enorme, infinito, de la naturaleza.”

Wikipedia.org

____________________

____________________

___________________________________________________________

Volver a la página principal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El grito de Edvard Munch

  1. Antonio Nour dijo:

    En estos últimos tiempos noto una crítica severa contra la Iglesia Católica mucho más por parte de los sectores de las izquierda. Se me ocurre formular una pregunta: ¿Porqué ser “admirador” del Ché Guevara está bien, y estar en desacuerdo con su ideología y con los métodos por él empleados para imponerla está mal?. En las pasadas décadas del 60 y 70 la sociedad latinoamericana se dividió en dos grandes sectores. Aquí en la Argentina, felizmente, el sector anti marxista era absoluta mayoría. Algunos periodistas e historiadores de la izquierda lo reconocen otros no. Una ex guerrillera comunista dijo en un discurso en Sgo. del Estero: “El pueblo argentino es fascista” Y bueno, si lo es ¿Porqué insistir en cambiar esa “mentalidad fascista” por medio de las metrallas, de las bombas y de las dagas filosas? Otro orador, en ese mismo acto afirmó: “Los civiles se hicieron los “otarios”. ¿Qué quiere? ¿Para no ser “otarios” había que enrolarse en la guerrilla marxista-leninista y comenzar a matar a militares, a policías, a gendarmes, a empresarios, a políticos, a sindicalistas anti marxistas? Algunos miembros del clero dentro de la Iglesia Católica en América Latina se enrolaron en el campo de la guerrilla marxista siguiendo el ejemplo del obispo hispano-brasileño Pedro Casaldáliga. Otros optaron por no apoyar esa ideología marxista y condenaron la forma violenta empleada para imponerla. Producido el conflicto bélico entre ejércitos armados, por un lado las FF. AA de la Nación y por otro lado “montoneros”, el “ejército revolucionario del pueblo” y otras agrupaciones menores, los altos oficiales nunca “consultan” con los obispos, cardenales, curas y ni siquiera con los capellanes castrenses cual es el método de lucha a emplear en cada caso. Nunca pueden ser culpados de “complicidad”. Los obispos y sacerdotes enrolados en el “Movimiento de Sacerdotes para el tercer mundo” tampoco eran consultados por los jefes guerrilleros si asaltaban tal o cual cuartel para robar armas, o si mataban a tal o cual gremialista o tal o cual empresario. Tampoco pueden ellos ser culpados de cómplices. Cuando falleció el Papa Juan Pablo II, la Sra. Hebe de Bonafini, madre de dos hijos guerrilleros, lo mandó al “infierno” y que “chamusque entre las brasas”. En Puebla, México, Juan Pablo II les dijo a los obispos y sacerdotes allí reunidos: “A mí no me vengan a hablar de marxismo ni de comunismo, yo sé muy bien lo que es eso”. Desde ese momento pasó a ser “el polaco”, no ocultando la tremenda decepción que tuvieron. Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo pretendían que el Papa excomulgue a Videla, a Massera, a Bussi, a Bignone, a Menéndez. Un poco más le pedirían al Papa que “eleve al honor de los altares” a Massetti, a Santucho, a Abal Medina, al Ché Guevara. A 35 años de esos hechos es muy necesario adoptar otra postura. Es una aberración seguir colgándose del saco del Gral. Juán Domingo Perón para ganar elecciones, siendo que él creo la Triple A y dió instrucciones para que el Ejército proceda a “aniquilar y erradicar definitivamente” a la subversión. Dirigiéndose a su ejército les dijo: “Uds. no están solos, es todo el pueblo quien los acompaña. ….La lucha será larga y no finalizará hasta que los últimos guerrilleros que van quedando sean exterminados uno a uno para el bien de la República.” Es necesario tomar el ejemplo de Funes de El Salvador y de Mujica de Uruguay, ambos fueron jefes guerrilleros y ahora son presidentes de sus respectivos países. Ningún militar está preso ni acusado de nada.
    Antonio Nour.

    • Paolo dijo:

      Estimo que se ataca tanto a la Iglesia por tener mucha responsabilidad civil. Es la Institución occidental por antonomasia y uno espera compromiso de su parte más allá de las posturas políticas. No podemos negar que todo tiene ideología, incluso la Iglesia, pero uno espera que haga lo imposible para ser objetiva y se ponga del lado de los oprimidos y desamparados. Bueno, no lo hizo y allí reside el ataque que contra ella se efectúa. El Che Guevara y otros son sujetos están politizados y sus acciones responden a una convicción que va más allá de lo que vos o yo creamos correcto. Podemos estar de acuerdo en unas cuestiones y en otras no. Yo particularmente, estoy de acuerdo con muchas reivindicaciones hacia los pueblos latinoamericanos, la igualdad que predicaba que sólo se conseguía por medio de la distribución de la riqueza, el compromiso moral que debe tener el ser humano, etc., pero no estoy de acuerdo con instaurar un estado Comunista. Rescato estos aspectos positivos de Guevara; no puedo, sin embargo, hacer lo mismo con los militares o la Iglesia católica que pecó de ausente e incluso de delatora de muchos perseguidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s