FMI, Marcelo Bonelli y ¿qué decíamos en 1996?


FMI, Marcelo Bonelli y ¿qué decíamos en 1996?

Clarín Digital - 1996

Clarín Digital - 1996

Hoy por hoy ningún medio en general ni mucho menos un periodista se priva de emitir su opinión sobre los asuntos que son de importancia para el país. Es parte del quehacer periodístico también analizar las problemáticas que nos aquejan como país. Cierto es que esos análisis muchas veces distan mucho de ser profundos o neutros y caen sin querer en la mera opinión. Pero no es ese el tema que inspiran estas líneas. Pues, bien. Decíamos que nadie se priva de dar su opinión y analizar los hechos sobresalientes y sin ser portadores de la verdad ni pretender la homogenización de pensamiento, vertimos nuestra visión sobre un hecho concreto. Es la forma de pronunciarse sobre un hecho. Algunos ejemplos son el trato de la Ley de Medios Audiovisuales, La reforma política, la reforma a la ley del cheque, etc. cada uno de los periodistas que informaron acerca de estos temas, se expresaron. Algunos más vehementemente otros menos, pero todos dejaron su percepción al respecto. Es, además, una forma de posicionarse frente a lo que se considera más apropiado o menos para el país. Así, en TN, por ejemplo, se llamó a la Ley de Medios Audiovisuales, ley de medios k o ley mordaza, puesto que se la considera maligna para el país.

Entonces. Existieron en la vida política/económica/social de la República Argentina hitos. Uno de ellos fue la Reforma del Estado impulsada desde el Fondo Monetario Internacional y que acabó con todo lo que propio y nacional teníamos. La reforma Laboral y otras políticas que hicieron de Argentina un país mediocre y poco competitivo. Estos hitos, requieren un posicionamiento del periodista ya que se suponen coyunturales para el país.

Veamos, entonces, qué decía esta noticia de Marcelo Bonelli publicada en Clarín Digital allá por 1996.

Cito  y pongo el enlace a la noticia a Clarín digital

LA MARCHA DEL PLAN: DOCUMENTO CONFIDENCIAL DEL ORGANISMO INTERNACIONAL

El FMI le pide al Gobierno que profundice las reformas

Se elaboró antes de que la Argentina renegocie el acuerdo con el Fondo· Exige que se aceleren la flexibilización laboral y la reforma del Estado

El Fondo Monetario Internacional exige la instrumentación de las reformas estructurales comprometidas por el gobierno argentino en el último acuerdo y advierte sobre el impacto negativo que tiene en la economía la corrupción. Lo hace en un documento secreto, pero oficial -al que tuvo acceso exclusivo Clarín-, en el cual las autoridades de Washington dan su respaldo político al equipo económico en la instrumentación del programa.

El acuerdo al que se refiere el organismo es el firmado en setiembre de 1995 por el entonces ministro Domingo Cavallo. Ese convenio fue renegociado en setiembre pasado, cuando Roque Fernández reconoció que el déficit fiscal superaba lo previsto. En octubre, fecha en que fue elaborado el informe secreto, el FMI otorgó un “perdón” a la Argentina, condicionado a la puesta en marcha de varias medidas. Ahora, se conocen las exigencias.

En forma precisa, el FMI opina que “debe emprenderse vigorosamente” la reforma laboral y de obras sociales, así como llevar adelante la reducción del aparato estatal y la privatización de los bancos provinciales (se refiere al de Buenos Aires), el Hipotecario y el Banco de la Nación.

También reclama que se aplique el ajuste en el PAMI y sostiene que todo el sistema de obras sociales, incluido el de los abuelos, debe integrarse a partir de 1998 a un sistema de salud del cual participarán las empresas de medicina prepagas.

La firme posición del Fondo se conoce en momentos en que el Parlamento resolvió postergar el tratamiento de la flexibilización laboral y hay innumerables críticas contra la reforma estatal, así como rechazos de los legisladores del oficialismo a la privatización de la banca y a la forma como se hace el ajuste en el PAMI.

Por eso el fondo es categórico al pedir “la aceleración de la reforma estructural, porque es crítica para crear las condiciones que promuevan el crecimiento”.

En el documento, el FMI advierte que el gobierno debe ser “vigilante en la implementación de la política, porque sigue habiendo riesgos considerables, particularmente, si cambiaran las condiciones ahora favorables de los mercados financieros y si las reformas estructurales no se llevan adelante como están planteadas”.

Sigue: “Por eso las autoridades tienen que seguir vigilantes en sus políticas, ya que hay poco margen para las desviaciones del programa, y estar listos para tomar medidas correctivas si fuera requerido”.

En dos oportunidades el FMI manifiesta su aval a la gestión de Roque Fernández. En la primera página dice textualmente que “el staff del Fondo Monetario apoya al equipo económico en sus esfuerzos para bajar el déficit fiscal y profundizar las reformas estructurales”. Y lo reitera al final: “El staff respalda a las autoridades económicas”.

Advertencia

Igualmente, el documento advierte sobre el efecto nocivo que tiene la corrupción sobre la marcha de la economía argentina y la credibilidad del modelo. Se trata de la primera vez que el Fondo habla en forma explícita del problema de la corrupción en la Argentina .

La posición íntima del FMI se encuentra en un documento que elaboró el Departamento del Hemisferio Occidental y de Desarrollo de Política y Revisión. Tiene la inscripción “Confidential” y su texto fue aprobado por los máximos economistas que controlan la marcha de la economía argentina, Claudio Loser y Joaquín Ferrán.

El documento se elaboró para conocimiento del directorio del Fondo que preside Michel Camdessus. Tiene 32 carillas, tres anexos y 17 cuadros estadísticos. Clarín tuvo acceso exclusivo a su contenido en Washington y Manhattan. Existen solo 5 copias: están en poder del Consejo Ejecutivo del Fondo, la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo, el European Investment Bank, el secretariado de la Organización Mundial del Comercio y el comité de bancos acreedores que lidera Williams Rhodes, del Citibank.

El trabajo reconoce que “la persistencia del desempleo crea una tensión considerable sobre el plan económico”, pero centra sus exigencias sobre la necesidad de que el gobierno de Carlos Menem cumpla los compromisos asumidos en materia de reformas estructurales. Precisamente en la página 12 del documento, y con el subtítulo de “Reformas Estructurales”, detalla la necesidad de que la Argentina cumpla con la “implementación de medidas estructurales en las áreas de seguridad social, finanzas provinciales y sistema financiero”.

Exigen que el año próximo la reforma estatal provoque la eliminación de 20 secretarías y subsecretarías y también se eliminen 10 organismos descentralizados.

También sostiene que “debe emprenderse vigorosamente la flexibilización de los mercados de trabajo y reducir los costos salariales”. E insiste en que deben acelerarse los “cambios que se contemplan en el sistema de salud, porque son esenciales para mejorar la atención y reducir los costos de la mano de obra”.

Y agrega que las autoridades argentinas deben “seguir con la reforma al sistema de salud para jubilados. Las reformas al PAMI tienen como objetivo reducir los costos promoviendo la competencia entre organizaciones de seguros de salud y entre proveedores de servicios médicos”.

“La reforma del PAMI -afirma- contempla una renegociación de contratos de servicio, una disminución de la dotación laboral, la eliminación de ciertos beneficios y la incorporación del PAMI al sistema reformado de seguros de salud de las obras sociales”.

El FMI apoya la decisión de las “autoridades de privatizar el Banco Hipotecario Nacional”, pero enfatiza la “necesidad e importancia de privatizar el Banco de la Nación y de seguir adelante con la venta de los restantes bancos de las provincias”. No lo menciona, pero se refiere al poderoso Banco de la Provincia de Buenos Aires, que es uno de los pocos bancos de provincia no transferidos a la actividad privada.

Marcelo Bonelli, copyright Clarín, 1996

Entonces ¿No había nada para decir? ¿Cómo Bonelli no destacó los debacles que ocasionarían esas políticas de ajuste y reformas? ¿Cómo no se pronunció y alertó a la población de lo que sucedería? ¿Callar no es ser cómplice?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política, Viejas, oscuras y noticias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s