Volver…


Luego de una ausencia forzada de casi tres meses volví a la blogosfera. Espero que mi ausencia se haya notado y si no se notó, no importa, hagamos de cuenta que nunca me fui y se trató sólo de que olvidaste pasar por acá. Todos estos días de ausencia sucedieron temas de trascendencia nacional a los cuales no pude referirme por razones de fuerza mayor. Esto provocó un acumulamiento de deseos reprimidos que casi derivó en una patología y por poco no me da un síndrome nuevo que anda dando vueltas por ahí y que lo llaman síndrome de ganas de decir. Por eso, luego de casi tres meses de ausencia he vuelto con los tapones de punta, así como el mítico Éric Cantona fuera contra el aficionado Matthew Simmons (foto). Digamos que yo no soy Eric Cantona, a no ser una versión un tanto más grotesca y la única pelota que pateo es la que nefastamente dio contra mi ventana ocasionando un destrozo y desparramo de vidrios; pero sí me identifico con la patada al pecho que muestra la foto.

Primero me quiero despachar con el servicio de internet que le puso límites a mi iniciativa en la blogosfera: Movistar 3.5G. Bajo ningún punto de vista lo contrates, es un consejo de un cliente.

-El servicio es irregular, es decir, te encuentras navegando y de pronto la conexión se corta y debes volver a conectarte; no importa lo que estabas haciendo, sólo se corta.

-El software que lo acompaña es un programa horripilante, lerdo y con muchos errores. Si el servicio es lerdo de por sí, más lerdo se vuelve con el software que lo acompaña.

-La velocidad que te ofrecen es de 2 megas y 3 en otros casos, pero con suerte llega a 205 Kb/s en los momentos que no hay usuarios conectados.

-Te vende una promoción de internet ilimitado, pero nunca te aclaran que una vez sobrepasado los 3 gigas de trasferencias de datos el ancho de banda se reducirá a una velocidad de 15 Kb/s. Es decir, si navegas y el total de tu navegación suma más de 3 gigas, te reducirán el ancho de banda a 15Kb/s. Se producen trasferencias de datos con cualquier cosa que hagas en internet, desde mirar videos hasta chatear.

-El modem inalámbrico ZTE se recalienta al usarlo, lo que provoca que el internet se corte.

Estas y otras cosas provocaron mi alejamiento de este humilde, pero preciado blog, y en términos generales, del mundo de internet.

El segundo tema que me impacienta por estos momentos es la foto que se sacara el Peronismo Federal con el fin de mostrar unidad:

No, era esta otra foto:

Eduardo Duhalde, Felipe Solá, Das Neves, Alberto Rodríguez Saá. Acompañados por Carlos Reutemann, Juan Carlos Romero y Ramón Puerta, los cuales son se aprecian en la foto. Los cuatro primeros son los supuestos candidatos a presidente en el 2011. Lo ciertos es que si estos son los candidatos, en el 2011 gana Kirchner y no lo digo por fanatismo, sino porque estos señores son parte de una postal que los argentinos ya conocemos y no pensamos volver a reproducir.

En primero momento, diríamos que ni Felipe Solá ni Das Neves tienen peso político como para ser presidentes de la Nación. Es que para ser presiente no sólo basta con saberle mentir a la gente, luego hay que seguir sosteniendo la mentira. En ese sentido, Duhalde es el candidato más idóneo. Das Neves sólo es conocido en Chubut y Solá, en prov. De Bs. As., mal, apropósito. Por lo cual, en una supuesta elección nacional que llevase a uno de estos señores, el Peronismo Federal obtendría, no me equivoco al pensarlo, probablemente menos votos que Proyecto Sur, sin ánimos de ofender a la gente de Proyecto, sólo digo que la sociedad no está preparada para la revolución. Por lo tanto, yo descartaría a estos dos sujetos precandidatos.

Alberto Rodríguez Saá, hermano del Saá que declarara el default en nuestra amada patria, es acusado de ser un gobernador cuasi feudal (expropiaciones de tierras, violenta relación con sectores públicos, traspaso del poder presidencial entre familiares, etc.) y está altamente desprestigiado en su provincia. Cuando se tienen noticias de él es por cuestiones negativas, porque sale en algún medio hablando mal de alguien o cuando decide aliarse a algún candidato poco más desprestigiado que su propia carrera política. Acaso, su mejor estrategia presidencial sería que no se sepa de su existencia en el resto del país. Para acceder a más infromación visitar el enlace.

El candidato natural es Duhalde, aunque tal hecho no sea algo para celebrar. Este sí tiene pasta de campeón y fácilmente podría dominar el espacio político aunque se le muestre hostil. El único inconveniente es que tiene alrededor de tres docenas de cadáveres en el ropero.  Sólo por mencionar: es autor de indultos a genocidas y represores, responsable político de la masacre de Avellaneda, su carrera política se propulsó gracias a oscuros vínculos con sectores militares en tiempos de la dictadura y posteriormente, de la mano de Carlos Menem alcanzaría su apogeo, etc. Algunas cuestiones más para tener en cuenta en esta entrada.

En fin, con estos candidatos, volvemos a tiempos de Menem. Una cosa me quedó clara a partir de ver esta foto y este tiempo de ausencia: algunas cosas no han cambiado mucho, por ejemplo, todavía seguimos sin oposición.

Volver…

Luego de una ausencia forzada de casi tres meses volví a la blogosfera. Espero que mi ausencia se haya notado y si no se notó, no importa, hagamos de cuenta que nunca me fui y sólo fue que te olvidaste de pasar por acá. Todos estos días de ausencia sucedieron temas de trascendencia nacional a los cuales no pude referirme por razones de fuerza mayor. Esto provocó un acumulamiento de deseos reprimidos que casi derivó en una patología y por poco no me da un síndrome nuevo que anda dando vueltas por ahí y que lo llaman síndrome de ganas de escribir. Por eso, luego de casi tres meses de ausencia he vuelto con los tapones de punta, así como el mítico Éric Cantona fuera contra el aficionado Matthew Simmons (foto). Digamos que yo no soy Eric Cantona, a no ser una versión un tanto más grotesca y la única pelota que pateo es la que nefastamente dio contra mi ventana ocasionando un destrozo y desparramo de vidrios; pero sí me identifico con la patada al pecho que muestra la foto.

Primero me quiero despachar con el servicio de internet que le puso límites a mi iniciativa en la blogosfera: Movistar 3.5G. Bajo ningún punto de vista lo contrates, es un consejo de un cliente.

-El servicio es irregular, es decir, te encuentras navegando y de pronto la conexión se corta y debes volver a conectarte; no importa lo que estabas haciendo, sólo se corta.

-El software que lo acompaña es un programa horripilante, lerdo y con muchos errores. Si el servicio es lerdo de por sí, se vuelve peor con el software.

-La velocidad que te ofrecen es de 2 megas y 3 en otros casos, pero con suerte llega a 205 Kb/s en los momentos que no hay usuarios conectados: domingo 3:00 de la madrugada.

-Te venden una promoción de internet ilimitado, pero nunca te aclaran que una vez sobrepasado los 3 gigas de trasferencias de datos el ancho de banda se reducirá a una velocidad de 15 Kb/s. Es decir, si navegas y el total de tu navegación suma más de 3 gigas, te reducirán el ancho de banda a 15Kb/s. Se producen trasferencias de datos con cualquier cosa que hagas en internet, desde mirar videos hasta chatear, por lo cual, a mitad de mes te vas a quedar sin servicio.

-El modem inalámbrico ZTE se recalienta al usarlo, lo que provoca que el internet se corte.

Estas y otras cosas provocaron mi alejamiento de este humilde, pero preciado blog, y en términos generales, del mundo de internet.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s