Demasiada Historia demuestra que a los palos no se resuelve nada


“Los de la Metropolitana nos decían bolivianos de mierda, que hacen en este país”

“Los de la Metropolitana nos decían bolivianos de mierda, que hacen en este país”

“Habló la viuda del último hombre muerto. Dijo que su esposo murió en la puerta del hospital, y que la ambulancia no entró al predio. “Los de la Metropolitana nos decían bolivianos de mierda, que hacen en este país”, aseguró.


Fuente: LPO


El es sencillo de entender, existe un conflicto, siempre hay conflictos en las sociedades y no deberíamos escandalizarnos por ello. Hay tomas, en Argentina las hay desde hace mucho tiempo. También hay piquetes y movilizaciones, escuelas precarias, cobertura de salud insuficiente, policía corrupta, etc., también hay empleados en negro y gente que no tiene dónde vivir; también hay un Estado ausente en muchos lugares y una sociedad más interesada en la pelusa del ombligo que en el mundo que la rodea. Son conflictos que existen, están, no se pueden negar y no debemos escandalizarnos porque existen; sin embargo, sí debemos prestar atención a la hora de resolverlo y el modo en que lo haremos. Ese es el punto ¿cuál es el ingenio de un administrador del bien público para resolver un conflicto? ¿Usará la fuerza o la paz?


Desde luego, a nadie le interesa que el parque de la esquina sea tomado por personas de bajos recursos (también por vivos que no desaprovechan la ecuación) para construir viviendas precarias. Uno quería el parque, vaya a saber por qué, puesto que todavía no estaba construido y, a ciencia cierta, era poco probable que lo construyan, pero se hace ilusiones. Pero sucede, peor aún, secunde a menudo. Entonces, ocurre que hay una falencia y tal falencia debe ser satisfecha y no reprimida. De lo contrario ¿para qué existe el Estado y tantos tratados, e incluso la Constitución Nacional? El plan ideal siguiere que esas necesidades sean satisfechas antes de que un conflicto estalle, es decir que se incrementen los planes de vivienda. Pero ocurre todo lo contario, resulta que un artículo publicado en La Nación Online menciona que “en el tercer trimestre de 2010, el gobierno porteño sólo ejecutó un 26,5% -$130 millones- del gasto originalmente asignado a Vivienda en el presupuesto de este año.”

En medio de un denso clima político tras los explosivos choques que dejaron tres muertos en el sur de la ciudad, los números sirven una radiografía del problema que viven hoy los ocupantes del parque Indoamericano, en Villa Soldati. Los datos indican que, en el tercer trimestre de 2010, el gobierno porteño sólo ejecutó un 26,5% -$130 millones- del gasto originalmente asignado a Vivienda en el presupuesto de este año.

Según los datos que maneja la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera (Asap), esa ejecución -la más lenta en relación a todos los demás rubros presupuestarios- significa una caída de un 39,8% en comparación con la registrada en el mismo período de 2009. Sin embargo, la administración porteña argumentó a lanacion.com que los datos no fueron actualizados.

Más precisamente, en el tercer trimestre de 2009 se habían gastado $ 215 millones de los $ 745 millones presupuestados (un 40,7%), mientras que en el mismo período de este año sólo se utilizaron $ 130 millones de los $ 619 asignados para Vivienda (un 26,5%) por el gobierno de Mauricio Macri.

Además la cifra dedicada por la administración macrista a la crisis habitacional (Vivienda) en la ciudad bajó un 16,91% entre 2009 y 2010. Esta variación negativa se da en un contexto en el que, según los analistas privados, hay un 25% de inflación interanual. Según el gobierno porteño, en 2011 (un año electoral) se invertirán más de 1000 millones de pesos.

Críticas. “En algunos programas, como el de Reintegración, Integración y Transformación en Villas, el devengado es 0 sobre un crédito vigente de $38,5 millones, aunque no es posible saber cuánto de esta baja ejecución obedece a las mencionadas dificultades de registración en el Instituto de la Vivienda (IVC) y cuánto a subejecución presupuestaria”, señala el informe.

“Si bien sería deseable que estuvieran adheridos al Sigaf [sistema integrado de información que apoya la gestión administrativa] todos los organismos que forman el estado de la Ciudad de Buenos Aires, el caso del IVC es particularmente grave dado que forma parte del Poder Ejecutivo y depende directamente de la Jefatura de Gobierno [porteña]. No existe ninguna razón técnica que justifique la falta de información”, indicó.

En medio de los duros cruces políticos entre el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el ex intendente de Quilmes se encargó de fustigar a Macri por estos números.

“Hace unos meses vimos como por la subejecución del presupuesto de infraestructura para educación derivó en la toma de escuelas. Ahora vemos también cómo la ciudad subejecuta el presupuesto en viviendas sociales. Tenemos las consecuencias a la vista”, criticó. Macri no respondió sobre este tema en su conferencia de prensa en la que sí replicó otras acusaciones.

En ese sentido, lanacion.com se comunicó con el ministro de Economía porteño, Néstor Grindetti, que declinó dar una respuesta acerca de la ejecución presupuestaria, ya que, esgrimió que esa tarea no depende de su cartera sino del IVC, la Corporación Sur y los UGIS (Unidades de Gestión e Intervención Social). En tanto, María Eugenia Vidal, la ministra de Desarrollo Social, no contestó los llamados de este medio.

No actualizados. Pero, según confiaron fuentes del gobierno porteño a lanacion.com, el IVC tiene un presupuesto para este año de $ 502 millones, de los cuales $ 350 millones son aportados por la administración macrista y el resto ($ 152 millones) debería sumarlos el gobierno nacional. “Sólo enviaron 59 millones”, señaló la fuente, que agregó que cerca de $ 258 millones ya habían sido ejecutados, pero que la cifra no había sido actualizada en el Sigaf.

Por otro lado, la Corporación Sur tiene, siempre según el informante, un presupuesto de $ 60 millones, de los que a fin de año esperan haber ejecutado el 83%. En tanto, las UGIS representan $ 6 millones en el rubro Vivienda de los que fue utilizado un 60%, según afirman en el gobierno de Macri.

Se estima que el presupuesto 2011 destinará 1045 millones de pesos a la crisis habitacional en la ciudad. No obstante, la fuente oficial señaló: “No creo que sea votado”.

Fuente

El problema es complejo, no hay que subestimarlo, pero agregarle violencia sólo empeorará las cosas. Mauricio Macri optó por esa vía, desconociendo tanta Historia que demuestra que la violencia no resuelve los problemas, sino que la mueve de sitio o a lo  sumo la calla por unos días. No es la primera vez que lo hace, recordemos la UCEP. ¿Cuál debería haber sido su actuar? Pues conforme a los reclamos de la sociedad: vivienda. Si realmente se encuentra en una situación complicada, diálogo y medidas alternativas. Luego, usa la inmgración como vía de escape. No veo la relación. Existen miles de hijos de la Patria que tampoco tienen hogar propio. En mi ciudad, una pequeña ciudad, no son bolivianos ni paraguayos los que hicieron las tomas, sino los hijos de los vecinos de toda la vida. Tampoco vamos a negar la inmigración, pero no es motivo de alarma, Argentina es un país grande que puede dar acogida a muchas personas, como acogió antaño, sólo es necesario regularizar y ordenar, pero nada tiene que ver con los problemas propios que como argentinos tenemos que resolver. Que exista inmigración no es más que un claro ejemplo de que no somos una isla, de que no estamos solos en el continente americano, por el contrario, somos parte de una comunidad más grande a la que también debemos nutrir y tratar de conformar para beneficio propio, pero sin perjudicar lo ajeno. En ese sentido, las declaraciones de Macri no hacen más que continuar empeorando las cosas. Faltaba más: echarle la culpa a los inmigrantes de la ineptitud política para construir viviendas y no saber dialogar y sí reprimir. Se acusó de mafiosos a los inmigrantes, no sé, lo desconozco, estimo que puede ser cierto, pero adjudicar a eso el problema habitacional argentino en toda su dimensión es absurdo. Incongruentemente con las palabras del Jefe Porteño, resulta ser que el sujeto que empuñaba el arma y disparaba contra las personas parece tener una relación con gente del Gobierno porteño. Pero, claro, los mafiosos son los bolivianos.

El barra que disparó en Soldati es empleado de la Obsba y vinculado al gremio de Genta

Julio Carlos Capella, el barrabrava de Huracán que se vio apuntando contra la gente en los enfrentamiento de ayer en el Parque Iberoamericano, es empleado de la Obra Social de los municipales porteños (ObSBA). Estaría vinculado al sindicalista Genaro Trovato.

El hombre de torso trabajado y jogging rojo que se vio ayer en imágenes por televisión empuñando un arma y apuntando a los ocupantes del Parque Indoamericano, es empleado de la obra social de los empleados del gobierno porteño (Obsba).

Se trata de Julio Carlos Capella y sería cuñado de Pablo y Claudio Respinis, jefes de la barrabrava de Huracán. Capella estría vinculado al número tres del sindicato de municipales (Sutecba) Genaro Trovato, mano derecha del líder del gremio, Amadeo Genta.

Según la información a la que accedió La Política Online sería personal de planta del sanatorio municipal Julio Méndez e integrante de la junta electoral del Sutecba.

Capella llegó a ser jugador profesional. Desde el 1998 al 2000 jugó en Deportivo Español y hasta el 2002 en Tristán Suárez.

Otras versiones agregan que Capella sería hijo del masajista de Boca y un puntero macrista en el club.

Los abogados de Capella dejaron trascender que Capella  se habría sumado a los incidentes por una cuestión más personal, que política, ya que su tío trabajaría en uno de los edificios de la zona.

El abogado de Capella también dejó trascender que su defendido tiene previsto entregarse a la Policía, pero dirá que si bien exhibió el arma -para la que según los registros del Renar no tiene permiso de portación-, no la disparó.

Fuente

De este modo, es lógico que Paraguay exprese su repudio y no sólo sea Bolivia. Es cierto, los inmigrantes realizan un gran aporte a la economía argentina: nadie en su sano juicio puede negar que un boliviano trabaja de sol a sol (pido perdón por la cuasi-distinción). Debería haber un plan para que estén en blanco y registrados, así son mayores los impuestos que pagarían; pero no sucede así, porque es mucho mejor tenerlos en negro y no pagarle aportes patronales. También repudiaron las declaraciones muchas organizaciones sociales, políticos y personalidades.

Pero Mauricio Macri no comprende y continúa con su idea de achacar a la inmigración los problemas que se deberían resolver con políticas habitacionales.

“No tengo nada de que disculparme”

El jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires reafirmó sus polémicas declaraciones e insistió en que una de las causas de la toma del Parque Indoamericano se debe a “esta inmigración descontrolada”. Además, le envió una carta a la Presidenta solicitando una “audiencia urgente”.

El jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, advirtió hoy: “No tengo nada de que disculparme”, tras las críticas por sus polémicas declaraciones expresadas ayer en relación con el violento desalojo en Villa Soldati.

Luego de la conferencia de prensa, el mandatario comunal le envió una carta a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la que le solicita una “audiencia urgente”.

“Debemos trabajar juntos más allá de nuestras diferencias políticas para resolver esta dramática situación en la que bandas delictivas se aprovechan de los que más lo necesitan ofreciéndoles una falsa solución a sus problemas”, continúa la misiva.

En la rueda de prensa, insistió en que una de las causas de la toma del Parque Indoamericano, donde murieron tres personas, entre ellas dos bolivianos, se debe a “esta inmigración descontrolada y el gobierno ausente”. “No pueden apropiarse y lotear el lugar en beneficio de ellos”, agregó.

“Vamos a destinar todos los recursos operativos a solucionar este problema y a extremar el diálogo”, agregó el mandatario de la Ciudad, durante una conferencia de prensa.

Durante su exposición, el jefe comunal pidió a los vecinos que se alejen del lugar: “Le pido una vez más a los trabajadores honestos que vuelvan a sus barrios, que se diferencien de la gente que no cree en el trabajo”.

Por otra parte, volvió a insistir con los problemas de inmigración al resaltar: “Criticamos la mentira de decir en un país con 30 por ciento de los argentinos debajo de la línea de la pobreza tenemos soluciones para los hermanos latinoamericanos”.

Asimismo, el mandatario le subió el tono a la pelea política al referirse directamente al jefe de Gabinete nacional: “Que Aníbal Fernández no discrimine al sur de la Ciudad de Buenos Aires, el sur también existe y es el que más necesita del apoyo de la Policía Federal y del gobierno nacional”.

Al dar un explicación sobre el contexto de la toma del Parque Indoamericano, Macri habló de “usurpación, delito y narcotráfico”.

“La primer muerte sucedió antes de que la Policía federal ingrese al Parque. La segunda muerte tiene que ver con las organizaciones delictivas que hicieron la ocupación. Y la tercer muerte también tiene que ver con la puja interna que se quiere apropiar del lugar”, explicó el jefe de Gobierno.

Que quede claro, acá no se trata de defender a uno o a otro, de lo que se trata es de saber resolver conflictos sin generar muertos y, en la medida de lo posible, puesto que para ello se los vota, satisfacer las necesidades.

“Lo mataron los de la metropolitana”

Habló la viuda del último hombre muerto. Dijo que su esposo murió en la puerta del hospital, y que la ambulancia no entró al predio. “Los de la Metropolitana nos decían bolivianos de mierda, que hacen en este país”, aseguró.

Elizabeth Ovidio, viuda de Juan Castañeta Quispe, el último muerto en los incidentes registrados en el Parque Indoamericano de Villa Soldati, responsabilizó a la Policía del gobierno de la Ciudad por el asesinato de su marido, que anoche se convirtió en la tercera víctima fatal del violento conflicto.

Según narró la mujer, esta mañana a los periodistas que estaban en el predio, a su esposo le dispararon en uno de los ingresos del Parque, adonde estaba “portando una bandera”. “Yo ya me había ido, él volvió porque necesitamos la vivienda”, contó Elizabeth, de nacionalidad boliviana y madre de tres hijos. “Los de la Metropolitana nos decían: ‘Bolivianos de mierda, que hacen en este país, vuelvan a su país’. Los de la Metropolitana lo mataron. Nos tratan peor que a un animal”, aseguró.

La mujer habló con la prensa mientras a muy pocos metros, prácticamente al borde del círculo que formaban los periodistas, algunos vecinos repetían insultos contra la comunidad boliviana. “Esta gente que llora y se hace la humilde tiene camioneta 0 KM y talleres clandestinos”, expresó un vecino. Otro, más moderado, expresó: “No queremos que haya una villa acá. Se hará lo que sea necesario para que esto no se lleve a cabo”, al tiempo que anunció que los vecinos se reunirán a las 18:30 para repudiar la posibilidad de que se instale una villa en el Indoamericano.

Anoche, después de un día en el que el conflicto en Villa Soldati se tornara en un caos con ausencia casi absoluta de custodia policial, el ministro de Seguridad y Justicia porteño, Guillermo Montenegro, informó por varios canales de TV que había aparecido otro muerto tras los incidentes, aunque luego aclaró que no podía “confirmar ni descartar” que tuviera relación con los incidentes.

Según afirmaban anoche desde el Gobierno porteño, a Castañeta Quispe, de 39 años, lo habían dejado tirado frente a la guardia del hospital Piñero.

Pero la versión que dio su viuda fue ligeramente distinta. “Lo llevaron al Piñeiro, sus compañeros en un remís, ni siquiera vino la ambulancia”, dijo y aseguró que uno de sus compañeros se quedó en el lugar.

“En la puerta del hospital murió mi esposo. Lo encontré en la morgue, desvestido, con una bala en el pecho. La bala le traspasó el corazón”, siguió contando Elizabeth entre sollozos y mostrando la remera que llevaba su marido cuando recibió el balazo mortal. La mujer también exhibió un casquillo que, según afirmó, sería el de la bala que le dio muerte a Castañeta Quispe, recogida del lugar por sus compañeros.

Fuente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s